martes, 16 de junio de 2015

Abismo (en proceso)

"El niño sueña. Una hoja cae.
Camina por un campo en tinieblas, buscando algo que lo salve.
La respiración pesa y su transpiración toma forma.
El asombro rompe en su pecho joven,
del otro lado del río, un susurro, una esperanza.
Su inocencia desequilibra al mundo con su propio pulso, como un animal suelto que tiembla.
La noche desprende sombras sobre el campo con su oscuridad perversa.
Sus ojos están a punto de romper en llanto.
Su miedo de perder la batalla, crea monstruos horribles que irrumpen en la quietud del agua.

La noche es como un caballo herido y oscuro, dónde un animal salvaje chupa su sangre.
El niño sueña, busca, cae.
El niño lucha, a tientas, contra la realidad que lastima al mundo.

Sus ojos aún no se cerraron,
sus ojos se acostumbraron a la oscuridad,
 y ahora puede divisar a aquellos animales que giran sobre él y llevan su nombre en los dientes."







































No hay comentarios.:

Publicar un comentario